Overblog
Seguir este blog Administration + Create my blog
14 julio 2012 6 14 /07 /julio /2012 11:12

ACCIDENTES


Todo el personal está obligado a cumplir con rigor las órdenes de la dirección o su representante, así como las ordenanzas del Reglamento de Seguridad e Higiene del Trabajo. Se consideraba la necesidad de que la dirección exigiera información urgente sobre los accidentes que sucedieran, actividad que va a contribuir notablemente a que los mandos se motiven e impliquen en las tareas preventivas.  

 

Será tarea de la dirección conseguir a toda costa el entendimiento entre producción y prevención; y será necesario situar la prevención muy cerca de la dirección, con objeto de que toda la línea de mando comprenda que la colaboración y la implicación en las medidas preventivas es ineludible, siendo el mando intermedio una de las piezas claves de la prevención.  

 

Toda la plantilla debe cambiar la percepción, dejar de convivir con el incidente, con el accidente y con la situación insegura y además debe colaborar en mejorar las condiciones de trabajo, este es el espíritu que refleja el documento.  

 

En la empresa, desde el primero al último, debe tener claro que la seguridad es un objetivo estratégico; toda la plantilla debe cambiar la percepción, dejar de convivir con el incidente, con el accidente y con la situación insegura y además debe colaborar en mejorar las condiciones de trabajo. Estas exigencias que hoy se estudian como vanguardistas para implantar la prevención en las empresas, ya quedan patentes en el Reglamento de Régimen Interior de la SFPH. El Reglamento viene a funcionar como un manual genérico de la actividad, que se viene a complementar con las medidas específicas que se estimen oportunas en cada caso. 

 

Cuando se produzca un accidente laboral, el lesionado o los testigos deberán sin demora dar cuenta de ello al capataz o jefe, que será el encargado de ponerlo en conocimiento de sus superiores para los efectos oportunos; y el accidentado será de inmediato trasladado al botiquín para ser atendido, -“debidamente curado” parafraseando el Reglamento-, para posteriormente pasar al médico donde recibirá la asistencia facultativa necesaria. 

 

El Reglamento recoge también la forma de proceder en caso de grave accidente, en un caso así el primer capataz o vigilante que llegue al sitio donde el siniestro hubiese tenido lugar, tomará la responsabilidad de las primeras disposiciones que el caso requiera, tomará el número de hombres estrictamente indispensable para atender al socorro de las víctimas y es quien ostentará la facultad de comunicar inmediatamente a la superioridad; responsabilizándose además del desalojo inmediato del lugar del accidente para quienes su presencia no fuese necesaria en el lugar de los hechos. 

 

Cuando tenga lugar un accidente en el interior de la mina deberá pararse la extracción en alguno de los pozos para tener siempre disponible una jaula para subir al o a los accidentados o cualquier otra contingencia que se pudiese presentar. Los encargados de la superficie, en cuanto tengan conocimiento de algún siniestro en la contramina, tienen obligación de impedir que se acerquen a los pozos de extracción tanto el personal ajeno a la mina como cualquier trabajador que no deba estar en el lugar debido a sus obligaciones; con ello se persigue conseguir el mayor orden y tranquilidad en el punto principal de entrada a la mina. 

 

 

 

Fuentes para el estudio de la Minería en Andalucía. Los archivos de las Antiguas Empresas Mineras...
VII Fuentes para el estudio de la Minería en Andalucía. Los archivos de las Antiguas Empresas Mineras. La Sociedad Francesa de Piritas de Huelva y su Reglamento de Régimen Interior.
María del Carmen Calderón Berrocal.
Una Apuesta por el Desarrollo Local Sostenible.
Emilio Romero Macías (Cord.) 2010 © Servicio de Publicaciones Universidad de Huelva © Emilio Romero Macías (Cord.) I.S.B.N. 978-84-92944-22-4 Depósito legal H 265-2010

 

 

 

 

Compartir este post

Repost0
14 julio 2012 6 14 /07 /julio /2012 11:08

http://o-o.preferred.fra07t17.v4.cache7.c.bigcache.googleapis.com/static.panoramio.com/photos/original/23615839.jpg?ms=tsu&mt=1342257062&cms_redirect=yes&redirect_counter=2

 

 

 

 

 

 

 

FERROCARRIL


Las prescripciones que se hacían para maquinistas y fogoneros se tienen en cuenta junto con las que se hacen ahora.

 

Los guardafrenos serán responsables del estado de los frenos que les correspondan y deberán poner en conocimiento del capataz o jefe de estación las anomalías que se observen.

 

Será la dirección de la Empresa la que marque el número de vagones de mineral que puede ser confiado al cuidado de un guardafrenos; y cuando los trenes de mineral lleven algún vagón de viajeros, se nombrará un guardafrenos encargado de este servicio especial.

 

Además de estas determinaciones se atenderá a lo ordenado por la Jefatura de Minas y en el Reglamento de Ferrocarriles de Vía Estrecha.

 

 

 

 

Fuentes para el estudio de la Minería en Andalucía. Los archivos de las Antiguas Empresas Mineras...
VII Fuentes para el estudio de la Minería en Andalucía. Los archivos de las Antiguas Empresas Mineras. La Sociedad Francesa de Piritas de Huelva y su Reglamento de Régimen Interior.
María del Carmen Calderón Berrocal.
Una Apuesta por el Desarrollo Local Sostenible.
Emilio Romero Macías (Cord.) 2010 © Servicio de Publicaciones Universidad de Huelva © Emilio Romero Macías (Cord.) I.S.B.N. 978-84-92944-22-4 Depósito legal H 265-2010

 

 

 

 

Compartir este post

Repost0
14 julio 2012 6 14 /07 /julio /2012 10:53

 

http://3.bp.blogspot.com/_aeD91hKXe-0/TI-gcOYRIdI/AAAAAAAAAkE/DaiNU-BEg_w/s1600/Alamacenes+y+cargadero.jpg

 

 

 

TALLERES

El personal de los distintos talleres tenía obligación de acatar con rigor las instrucciones de jefes y capataces para la prevención de accidentes, en caso contrario se atendrían a las correspondientes sanciones. También tienen la obligación de poner en conocimiento de los jefes inmediatos o encargados los defectos que se detecten en maquinaria y herramientas para que estos no afecten a la Seguridad en el Trabajo; no pudiéndose hacer uso de material, máquinas ni herramientas que no estuviesen en buen funcionamiento y ofreciendo todas las garantías de seguridad.

 

En ningún concepto los operarios de las máquinas trabajarán con ropa que no esté suficientemente ceñida o abrochada; se prohíbe agarrar las correas en marcha; limpiar o engrasar máquinas en movimiento; poner en marcha cualquier mecanismo sin la seguridad adecuada, no se utilizarán – a menos que sea con autorización expresa del encargado o jefe de servicio-, máquinas distintas de las empleadas en el trabajo de cada operario, ni retirar ni tocar sin autorización los mecanismos de protección adaptados a las máquinas; ni ponerse debajo ni pasar por debajo de cargas en suspensión; trabajar sin gafas protectoras o mascarillas de respiración cuando se haya ordenado su uso; subir o bajar en marcha de los vehículos dedicados al transporte de material; ni entrar sin autorización en los sitios acotados para cuadros e instalaciones de alta tensión y transformación, queriendo evitar con estas disposiciones que se produjesen accidentes laborales.

Las enfermedades profesionales también las contempla el Reglamento de Régimen Interno de la SFPH, así, cuando un obrero sufra accidente en los ojos como consecuencia de la introducción de polvo o proyección de partículas, no deberá lavarse con agua fría ni sucia, ni limpiarse con pañuelo de bolsillo, queriendo evitar de esta forma infecciones en los ojos lesionados; el obrero deberá ir de inmediato al botiquín donde se le hará la cura apropiada.


El Reglamento recomienda al productor que no trate de curarse a sí mismo en caso de quemadura, ni aun siendo leve, como en el caso anterior deberá dirigirse al botiquín donde recibirá atención.

 

En los talleres donde existan trabajos de metales en fusión se tendrá especial cuidado en las manipulaciones, evitando la introducción de agua y de todo cuerpo frío o húmedo en las calderas de dichos metales o en sus bordes, con el fin de evitar las proyecciones peligrosas que pudieran ocurrir.

 

Los mecanismos de todas clases y especialmente las instalaciones de volantes, correas, engranajes, poleas, etc., deberán estar protegidos con arreglo a lo que prescribe el Reglamento de Policía Minera; y los productores deberán dar inmediatamente cuenta de cualquier falta que se produzca de forma repentina en las cadenas, barandas, chapas o cualquier organismo protector de las instalaciones.

 

El trabajador es quien mejor conoce el puesto de trabajo, advierte continuamente el ruido de fondo de la máquina, anticipa una avería, percibe la textura de los materiales, sabe del estado de las herramientas, identifica los inconvenientes de su espacio inmediato. Se le hace partícipe por tanto para que contribuya en las tareas preventivas, incluso queda obligado mediante el Reglamento.

 

Todas las escaleras estarán provistas de su correspondiente barandilla y cuando excedan los 15 m. de altura deberán llevar barandilla doble.

 

Los pasos estrechos entre máquinas o mecanismos deberán estar cerrados para que no puedan circular por ellos más personas que las encargadas del servicio. Y los maestros de talleres serán los responsables directos del estricto cumplimiento de estas prescripciones.

 

Fuentes para el estudio de la Minería en Andalucía. Los archivos de las Antiguas Empresas Mineras...
VII Fuentes para el estudio de la Minería en Andalucía. Los archivos de las Antiguas Empresas Mineras. La Sociedad Francesa de Piritas de Huelva y su Reglamento de Régimen Interior.
María del Carmen Calderón Berrocal.
Una Apuesta por el Desarrollo Local Sostenible.
Emilio Romero Macías (Cord.) 2010 © Servicio de Publicaciones Universidad de Huelva © Emilio Romero Macías (Cord.) I.S.B.N. 978-84-92944-22-4 Depósito legal H 265-2010
 

 

 

Compartir este post

Repost0
14 julio 2012 6 14 /07 /julio /2012 10:49

http://fotos.panageos.com/el-perrunal_3169/a/r/c/arcoiris-en-otono-del-08_188193.jpg

 

 

 

SERVICIO ELÉCTRICO.

 

Nadie ajeno al servicio podía entrar en los edificios destinados a servicio eléctrico, debiendo respetar rigurosamente los maquinistas los rótulos y tablillas colocados en los edificios responsabilizándose por las imprudencias que pudieran ser cometidas por los productores.

 

Las reparaciones que fuese necesario hacer en edificios, pozos o galerías por donde pasase corriente eléctrica, deberán tener autorización previa del jefe de servicio eléctrico que será quien tenga el cargo de ponerlo en conocimiento del jefe que le corresponda en caso de cualquier avería susceptible de influir en la marcha de otro departamento o que significase peligro para el personal.

 

A los obreros queda terminantemente prohibido subir a los postes ni tocar la línea sin ser previamente autorizado por el jefe de servicio o en su defecto por el capataz, quien deberá presenciar las maniobras de aislamiento en las líneas en que se haya de trabajar. Y no se pondrán en servicio sin autorización del jefe ni el capataz, las líneas o los aparatos que provengan de reparaciones o que hayan estado algún tiempo fuera de servicio.

 

 

Fuentes para el estudio de la Minería en Andalucía. Los archivos de las Antiguas Empresas Mineras...
VII Fuentes para el estudio de la Minería en Andalucía. Los archivos de las Antiguas Empresas Mineras. La Sociedad Francesa de Piritas de Huelva y su Reglamento de Régimen Interior.
María del Carmen Calderón Berrocal.
Una Apuesta por el Desarrollo Local Sostenible.
Emilio Romero Macías (Cord.) 2010 © Servicio de Publicaciones Universidad de Huelva © Emilio Romero Macías (Cord.) I.S.B.N. 978-84-92944-22-4 Depósito legal H 265-2010

 

 

Compartir este post

Repost0
14 julio 2012 6 14 /07 /julio /2012 10:45

http://4.bp.blogspot.com/-2eE4Y7sfn-8/TZymN61-84I/AAAAAAAAAsQ/3xkmUbbR6vQ/s1600/193877_120383321372388_100002021630987_141368_3350303_o.jpg

 

Maquinistas y fogoneros

Los maquinistas de la SFPH debían tener certificado de aptitud aprobado por la Jefatura de Minas del Distrito, su trabajo exigía atención constante, la menor distracción podía traer graves consecuencias y con ello poder verse comprometida la vida de los trabajadores y pérdidas materiales y de tipo temporal. Son los responsables de la buena marcha de la máquina durante su relevo y están al frente del ayudante y fogoneros que deben acatar sus órdenes. Los tres puestos mencionados debían estar al pie de sus máquinas o calderas antes de la salida de los compañeros a quienes relevan y éstos últimos no debían abandonar el trabajo sin que los compañeros entrantes hayan tomado sus puestos.

Si a pesar de todas las precauciones el maquinista o fogonero notase que la alimentación de la caldera no se hace debidamente o que desaparece el nivel de agua en el tubo, deberá apagar el fuego de inmediato, cerrar el registro de la caldera y levantar las pesas de la válvula para que rápidamente disminuya la presión. Tras esto debe llamar al jefe de servicio, y si esta caldera estuviese comunicada con otra, ésta última también se aislará. Eran los ayudantes de la máquina de extracción los encargados de su limpieza y buena conservación, bajo las órdenes del maquinista; y deberán aprovechar las horas de parada para engrasar o limpiar las partes difícilmente accesibles. La entrada en el local de calderas y máquinas quedaba prohibida a toda persona ajena al servicio, siendo los fogoneros y maquinistas los responsables directos del cumplimiento de esta orden.

 

 

 

Fuentes para el estudio de la Minería en Andalucía. Los archivos de las Antiguas Empresas Mineras...
VII Fuentes para el estudio de la Minería en Andalucía. Los archivos de las Antiguas Empresas Mineras. La Sociedad Francesa de Piritas de Huelva y su Reglamento de Régimen Interior.
María del Carmen Calderón Berrocal.
Una Apuesta por el Desarrollo Local Sostenible.
Emilio Romero Macías (Cord.) 2010 © Servicio de Publicaciones Universidad de Huelva © Emilio Romero Macías (Cord.) I.S.B.N. 978-84-92944-22-4 Depósito legal H 265-2010

 

Compartir este post

Repost0
14 julio 2012 6 14 /07 /julio /2012 10:13

 

 

 

 

 

http://fotos.panageos.com/el-perrunal_3169/p/a/n/panoramica-de-perrunal-mojado_188198.jpg

 

 

CAPATACES

 

Los capataces serán los encargados de los trabajos que se les confíen con la obligación de hacer cumplir puntualmente al resto del personal tanto sus órdenes como el cuerpo del Reglamento de la SFPH. Serán quienes tengan la competencia para informar al jefe de servicio de cualquier circunstancia anormal que observen en los trabajos, ya sean movimientos de tierras, presencia de gases, de agua; y tendrán la facultad para prohibir a los productores a su servicio la entrada en cualquier lugar donde se presuma peligro, mientras no se reciba orden contraria procedente o del jefe de servicio o del director.

 

Capataces y vigilantes comparten la tarea de distribuir a los productores en sus puestos de trabajo y cuidan de que los distintos puestos tengan la debida seguridad para proceder a trabajar en los mismos. Su misión los convertía en los prevencionistas de la mina. Siendo así, en todos los pisos de la mina y en todos los lugares donde se considerase oportuno, se situaría un capataz encargado de la inmediata inspección del trabajo, no sólo por seguridad del personal, sino también para dar las órdenes oportunas para que los minerales que se extraigan no vayan mezclados con el estéril de los rellenos y para ordenar todo lo relacionado con el movimiento de vagones, conservación de vías, galerías y demás. En caso de advertir, en el trabajo a su cargo, alguna señal de peligro, harían desalojar de forma inmediata a los productores de los puestos de trabajo en los que se pudiese sospechar peligro. Se daría comunicación al capataz, éste daría parte al jefe de servicio y, según el Reglamento de Régimen Interno, en caso extremo al director.

 

Cuando los productores desobedezcan órdenes de los capataces encargados deberán ponerlo en conocimiento de los capataces o del jefe de servicio inmediatamente, que serán quienes tengan facultad para resolver la situación.

 

 

 

 

 

 

Fuentes para el estudio de la Minería en Andalucía. Los archivos de las Antiguas Empresas Mineras...
VII Fuentes para el estudio de la Minería en Andalucía. Los archivos de las Antiguas Empresas Mineras. La Sociedad Francesa de Piritas de Huelva y su Reglamento de Régimen Interior.
María del Carmen Calderón Berrocal.
Una Apuesta por el Desarrollo Local Sostenible.
Emilio Romero Macías (Cord.) 2010 © Servicio de Publicaciones Universidad de Huelva © Emilio Romero Macías (Cord.) I.S.B.N. 978-84-92944-22-4 Depósito legal H 265-2010

 

 

 

Compartir este post

Repost0
14 julio 2012 6 14 /07 /julio /2012 10:09

http://1.bp.blogspot.com/-D6LWvmI-yDo/T6_xu_CSCFI/AAAAAAAAAUg/eJZwmSho05o/s1600/20120513-160414.jpg

 

RODAJES 

 

Los rodajes se harán a mano, por caballería o mediante locomotoras eléctricas; teniendo maquinistas y encargados de rodaje a mano o con caballerías la obligación de comprobar vía libre antes de entrar en la vía general cuando vienen procedentes de las vías secundarias. Los obreros que tengan que ocuparse del arrastre de los vagones tenían obligación de atender escrupulosamente las indicaciones de capataces y vigilantes referidas a la dirección a seguir para evitar cualquier accidente.

 

Fuentes para el estudio de la Minería en Andalucía. Los archivos de las Antiguas Empresas Mineras...
VII Fuentes para el estudio de la Minería en Andalucía. Los archivos de las Antiguas Empresas Mineras. La Sociedad Francesa de Piritas de Huelva y su Reglamento de Régimen Interior.
María del Carmen Calderón Berrocal.
Una Apuesta por el Desarrollo Local Sostenible.
Emilio Romero Macías (Cord.) 2010 © Servicio de Publicaciones Universidad de Huelva © Emilio Romero Macías (Cord.) I.S.B.N. 978-84-92944-22-4 Depósito legal H 265-2010

 

 

Compartir este post

Repost0
14 julio 2012 6 14 /07 /julio /2012 10:04

 

http://minasdeperrunal.webcindario.com/mapas/calle%20perrunal.JPG

 

 

SANEADORES

 

La dirección de la Empresa, cuando lo estime necesario, y con el objetivo de atender a los peligros de desprendimientos, especialmente después de una pega de barrenos, podrá organizar equipos de saneadores, al frente de los cuales estará un responsable.

 

Los saneadores deberán recorrer los tajos donde se hayan disparado barrenos y harán saneo preliminar para obtener la mayor garantía de seguridad posible. Harán recorrido minucioso de toda la mina, particularmente de los tajos en los que los productores hayan indicado la probabilidad de producirse desprendimientos de rocas por venteo del mineral u otras causas similares.

 

El capataz o el vigilante deberán supervisar directamente el saneo cuando éste requiera de especial cuidado; y el saneador responsable del equipo tendrá siempre autoridad suficiente para impedir el acceso a un trabajo hasta que el capataz o el jefe de servicio no lo autoricen.

 

 

 

 

 

Fuentes para el estudio de la Minería en Andalucía. Los archivos de las Antiguas Empresas Mineras...
VII Fuentes para el estudio de la Minería en Andalucía. Los archivos de las Antiguas Empresas Mineras. La Sociedad Francesa de Piritas de Huelva y su Reglamento de Régimen Interior.
María del Carmen Calderón Berrocal.
Una Apuesta por el Desarrollo Local Sostenible.
Emilio Romero Macías (Cord.) 2010 © Servicio de Publicaciones Universidad de Huelva © Emilio Romero Macías (Cord.) I.S.B.N. 978-84-92944-22-4 Depósito legal H 265-2010

Compartir este post

Repost0
14 julio 2012 6 14 /07 /julio /2012 10:01

 

 

 

 

 

http://2.bp.blogspot.com/-mTv6YZVgdp8/T6_xybAOOCI/AAAAAAAAAU4/gm-Q7mb__Ac/s1600/DSCF0003.JPG

 

 

 

EXPLOSIVOS

El Reglamento de Régimen Interno de la SFPH arbitra todo un corpus para prevenir la seguridad en el trabajo, en cuanto a transporte de explosivos desde la estación de recepción al polvorín general de la mina deberá hacerse con todas las precauciones requeridas por la delicadeza del servicio y cumpliendo con las prescripciones del Reglamento de Armas y Explosivos y las complementarias de 27 de Diciembre de 1944, cuidando que no estén nunca en contacto la dinamita y las cápsulas detonadoras. Todos los polvorines cumplirán con las condiciones exigidas por el Reglamento de Policía Minera y queda prohibido la salida de más cantidad de explosivos que la necesaria para las faenas del día desde el polvorín general hacia los polvorines interiores.

La preparación en el interior de las cargas-cebos sería realizada por el personal especializado habilitando un lugar apropiado separadamente del polvorín. La cantidad de explosivos a emplear debería ser anotada por el capataz y los vigilantes de los diversos trabajos, para que los encargados de los polvorines pudiesen tener seguridad de la cantidad de explosivos que necesitan y peticiones de los pegadores; quienes deberían firmar vale de retirada, que debería contar con el visto bueno del vigilante o el capataz, cuyo visto bueno debería figurar en el documento.

 

La posesión de explosivos injustificada sería causa de expulsión sin perjuicio de que la Empresa pudiese ponerlo en conocimiento de las autoridades. Y se hacía responsables de las faltas que pudiesen cometerse a los capataces, capataces-encargados, guardas jurados y encargados de los polvorines.

 

La SFPH establece medidas preventivas con respecto al uso de explosivos como el establecimiento de la longitud de la mecha que debía llevar cada barreno, la cual se establecía en cada trabajo dependiendo de las condiciones del mismo, pero nunca debía ser inferior a un metro, a contar desde la parte anterior del primer cartucho, ni menor de 30 cm., contando desde la parte exterior del barreno. Igualmente se prohíbe el empleo de cartuchos helados o exudados, porque la dinamita helada difícilmente explota con las cápsulas detonadoras, pero puede hacerlo si sufre frotamiento al ser introducida en los barrenos; y el atado de los barrenos debería hacerse exclusivamente con atacadores de madera.

 

A ser posible, la pega de barrenos se verificaría a la hora fija y preferiblemente a fin del relevo; y cuando sea necesario disparar en algún trabajo, deberá hacerse previo aviso a los trabajadores próximos, ordenando la inmediata salida de su lugar de trabajo a los obreros que estén en las proximidades del lugar señalado, debiendo permanecer en sitio seguro. Antes y durante el disparo se vigilarán todas las entradas que tenga el trabajo para impedir que nadie acceda al lugar hasta la explosión del último barreno; para ello deberían contarse el número de detonaciones y saber que éstas efectivamente corresponden al número de barrenos previstos disparar. Según el Reglamento de Régimen Interno de la SFPH, “el vigilante o pegador dará las voces acostumbradas, de forma que se oigan claramente en el momento de dar fuego”. Y queda terminantemente prohibido, en toda labor en la que se haya producido un fallo, entrar hasta media hora después de la pega. Cuando algún barreno resulte fallido, el vigilante de turno lo consignará en un libro indicando número y lugar de las faltas para conocimiento del jefe de la mina y del vigilante del relevo siguiente; y éste último deberá firmar el enterado. La SFPH prohíbe también aprovechar el fondo de un barreno fallido para abrir otro y no se podrá perforar un nuevo barreno a menos de 25 cm. de distancia en un fondo de barreno o de un barreno que haya dado bocazo.

 

 

 

 

Fuentes para el estudio de la Minería en Andalucía. Los archivos de las Antiguas Empresas Mineras...
VII Fuentes para el estudio de la Minería en Andalucía. Los archivos de las Antiguas Empresas Mineras. La Sociedad Francesa de Piritas de Huelva y su Reglamento de Régimen Interior.
María del Carmen Calderón Berrocal.
Una Apuesta por el Desarrollo Local Sostenible.
Emilio Romero Macías (Cord.) 2010 © Servicio de Publicaciones Universidad de Huelva © Emilio Romero Macías (Cord.) I.S.B.N. 978-84-92944-22-4 Depósito legal H 265-2010

Compartir este post

Repost0
14 julio 2012 6 14 /07 /julio /2012 09:56

 

http://lh6.ggpht.com/Malacatefotos/R_e2IoXko-I/AAAAAAAATNo/V1sB9PSczgM/s0/EROM-28g.jpg

 

 

 

 

JORNADA DE TRABAJO, OBLIGACIONES DEL PERSONAL Y LABORES MINERAS

 

La sociedad Francesa de Piritas de Huelva se acomodaba a los preceptos del D. 10 de Junio de 1931, la Ley 9 de septiembre y la Reglamentación del Trabajo de 12 de Abril de 1945, pudiendo la Empresa utilizar horas extraordinarias según lo legislado.

 

Las herramientas y útiles de trabajo eran propiedad de la Empresa, aunque en casos especiales los operarios pudiesen utilizar herramientas propias, siempre previo conocimiento de los jefes de servicio [1].

 

Los productores quedaban obligados a realizar, de buena fe, el esfuerzo necesario para obtener el rendimiento normal en la jornada o en la tarea. Quedaba comprometido a obedecer a los superiores en todo lo referente a trabajo, sin perjuicio de que pudieran hacerles, con respeto, las observaciones que considerasen necesarias; cumpliendo en cualquier caso las órdenes dadas por éstos. Asistirían diariamente al trabajo si no mediase causa justificada que lo impidiese, en condiciones de aptitud física e intelectual, no pudiendo ser admitido al trabajo enfermo o en estado de embriaguez. Y deberían asistir a los turnos de trabajo, de acuerdo con las necesidades de la Empresa, aprobados por la Delegación de Trabajo y fijados por la Dirección.

 

Asimismo quedaba comprometido a conservar en perfecto estado tanto materiales, como instalaciones y herramientas, debiendo poner en conocimiento de los jefes los desperfectos de los mismos, especialmente cuando pudiesen causar peligro para personas o material. Para organización del trabajo y evitación de accidentes y respeto de la Seguridad en el Trabajo, deberían cumplir estrictamente las disposiciones que se establecían en el Reglamento de Régimen Interno de la Entidad así como las prevenciones adoptadas por los jefes. Debiendo observar con rigor las normas y órdenes sobre circulación en el interior de las minas, acceso a otros departamentos, etc., así como las prescripciones higiénicas y de seguridad establecidas en la legislación y las adoptadas por los jefes de la Empresa.

 

Usualmente se valora la prevención en función de los problemas que provocan las condiciones de trabajo. Si los problemas pasan casi desapercibidos, no se despierta la sensibilidad y difícilmente se emprenden acciones para mejorar las condiciones. El sector de la minería, debido a su peligrosidad, es pionero en Prevención y desde muy antiguo podemos encontrar disposiciones preventivas, como estamos viendo el caso de la Sociedad Francesa de Piritas de Helva.
 
En la SFPH la organización del trabajo quedaba en manos de directores, jefes de servicio y capataces, los productores deberían ajustarse fielmente al cumplimiento de las órdenes de éstos siendo que las mismas se ajustasen a lo prescrito en el Reglamento de Policía Minera, el Reglamento de Seguridad e Higiene del Trabajo y la Reglamentación de Trabajo en las Minas de Piritas.

 

Entre la documentación podremos ver cómo la Sociedad Francesa de Piritas de Huelva articulaba medidas de seguridad al respecto tales como la prohibición al personal de bajar o subir más que por las jaulas indicadas por el director o jefe de servicio y en las horas por ellos establecidas. Los encargados de los enganches eran los responsables del cumplimiento de esta orden y debían tener conocimiento del número de obreros permitidos en cada viaje, sin que autorizasen la entrada a un número de personas mayor a lo indicado por la dirección o el jefe de servicio. Las jaulas por las que circula el personal deberían estar provistas de ganchos paracaídas. En caso de que los pozos tuviesen compartimentos para escala, se podrá circular libremente por ellos, pero no será así caso de recibir órdenes contrarias de los responsables de la mina.

 

Con respecto a los cuadros de señales para circulación del personal y para maniobras en los pozos, deberán colocarse de forma visible en la sala de máquinas, en la boca de los pozos y en cada uno de los enganches. Diariamente y antes de la entrada del primer relevo, se examinaran rigurosamente los cables, enganches, jaulas, receptores de señales, etc. Se establece hacer una prueba semanal de los frenos de las máquinas de extracción y de los paracaídas de las jaulas, y los resultados de estas inspecciones quedarán registrados en “una libreta especial”, según recomienda el Reglamento de Régimen Interno de la SFPH; y cuando los resultados de la inspección no sean óptimos, se prohibirá la circulación por los pozos hasta que el jefe de servicio resuelva convenientemente.

 

En los pozos en que sea necesario circular por cubas, el personal irá provisto de un fiador para ser atado al cable y este cable ha de examinarse todos los días y se comprobará la firmeza del torno o winche.

 

El enganchador de la superficie no transmitirá señales al maquinista sin tener completa seguridad de su exactitud y en caso de duda esperará a que la señal se repita. Y tanto en el interior como en la superficie, los enganchadores cuidarán de tener cerradas las puertas de acceso a los pozos cuando las jaulas no estén en los enganches. El acceso a los pozos que no se trabajen deberá estar cerrado siempre por puertas, cadenas, tablas o cualquier otro medio que evite el peligro; quedando radicalmente prohibido que personas ajenas al servicio se acerquen.

 

Se establece el Lunes como día de visita de las labores, y en general, después de cualquier día festivo, antes de la entrada del primer relevo, todas las labores en actividad y las galerías y pozos de acceso se visitarán y reconocerán minuciosamente por los vigilantes a quienes correspondan; debiendo avisar, en caso de desperfecto, a los capataces del relevo entrante quienes deberán prohibir, de ser necesario, el acceso. El resultado de estas visitas se consignará también en “una libreta especial”, son los denominados Libros de Visitas.

 

El Reglamento se modifica en 1949 con la adición, aprobada en 1950 por la Delegación Provincial de Trabajo, entre otros puntos, de la disposición que atañe a la comida del personal, según la cual el personal obrero, tanto del interior como del exterior de la mina, tendría una parada de treinta minutos.

 

 

 

 

 

 

 

Fuentes para el estudio de la Minería en Andalucía. Los archivos de las Antiguas Empresas Mineras...
VII Fuentes para el estudio de la Minería en Andalucía. Los archivos de las Antiguas Empresas Mineras. La Sociedad Francesa de Piritas de Huelva y su Reglamento de Régimen Interior.
María del Carmen Calderón Berrocal.
Una Apuesta por el Desarrollo Local Sostenible.
Emilio Romero Macías (Cord.) 2010 © Servicio de Publicaciones Universidad de Huelva © Emilio Romero Macías (Cord.) I.S.B.N. 978-84-92944-22-4 Depósito legal H 265-2010

Compartir este post

Repost0