Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog
14 julio 2012 6 14 /07 /julio /2012 18:08

Repost 0
Published by MDCCB - en Minerales
Comenta este artículo
14 julio 2012 6 14 /07 /julio /2012 18:02

 

Fuente:


Cada año en el mundo se utilizan y desechan entre 500 mil y 1 billón de bolsas de plástico, aproximadamente el 90% llega a los drenajes y termina en el mar.
Ecología, medio ambiente, bolsas de basura, basura, compromiso ecológico, mar
Repost 0
14 julio 2012 6 14 /07 /julio /2012 11:21

http://www.mispueblos.es/fotos/foto/g/00044513.jpg

 

FALTAS Y SANCIONES


Se establecen tres categorías, faltas leves, graves y muy graves. Las faltas leves serán las que ocasionen disminución en la producción en cantidad o en calidad, siempre que la disminución no sobrepase al equivalente del trabajo en una hora. Esta consideración tendrá la ausencia del trabajo sin causa justificada en horario inferior a una jornada completa. También se considerará como faltas leves las infracciones al Reglamento de Régimen Interior de la SFPH que puedan producir molestias o daños a los obreros o a la Empresa. Las sanciones que corresponden por faltas leves serán la amonestación verbal, amonestación por escrito; “porro” [1], es decir, no admisión al trabajo del productor durante un plazo que no podía exceder de tres jornadas; y multas hasta de un día de haber o sueldo.

 

Las sanciones que corresponden a las faltas graves serían la disminución o pérdida total del periodo de vacaciones; multa no superior a la séptima parte de una mensualidad; recargo, hasta el doble, de los años que el Reglamento establecía para los aumentos de sueldo por tiempo de servicio; inhabilitación temporal por plazo no superior a cuatro años para pasar a la categoría superior; o la reprensión pública.

 

Las faltas consideradas como muy graves serían las que ocasionasen disminución en la productividad, superior a lo estimado en la falta leve; los altercados y la falta de urbanidad entre individuos de una misma categoría; la falta de higiene y aseo y especialmente la tenencia de parásitos en el cuerpo o en la ropa; el quebrantamiento o violación de secretos o de la reserva obligada, sin que se produzca gran perjuicio a la Empresa; fingir enfermedades o pedir permiso, alegando causas no existentes y otros actos semejantes susceptibles de proporcionar a la Empresa una información falsa; las infracciones del Reglamento de Régimen Interno de la Empresa, susceptibles de producir perturbaciones o daños de importancia a los otros obreros o a la Empresa, cuando los causen leves solamente.

 

Cuando se cometan dos faltas leves dentro de un periodo de siete días consecutivos o cinco faltas leves de un periodo de treinta días consecutivos; o doce faltas leves en periodo de 365 días se entenderá para todos los efectos que la última enumerada es grave y se sancionará con arreglo a la escala correspondiente.

 

Serían consideradas como faltas graves las que ocasionen de un modo persistente la disminución en la calidad o cantidad de la producción; el fraude, hurto o robo, tanto de la Empresa como a los compañeros de trabajo; la deslealtad, el abuso de confianza y en general los actos que produzcan perjuicio grave en la Empresa; cuando se produzcan daños intencionadamente en instalaciones, edificios o herramientas, especialmente cuando los daños ocasionados lo son en las instalaciones sanitarias o en las de seguridad. Cualquiera de las faltas o delitos penados por la legislación del Estado cometidas en el ámbito de la Empresa. Así como la ausencia injustificada al trabajo por plazo superior a tres jornadas completas. También consideradas muy graves la falta de moralidad, la blasfemia, la falta repetida e injustificada de puntualidad o de asistencia al trabajo, la desobediencia a los Reglamentos de trabajo, la mala voluntad demostrada del trabajador respecto a la ocupación o trabajo para el que fue contratado.

 

Las infracciones del Reglamento que ocasionen daños de importancia a los demás obreros o a la Empresa sin

perjuicio de las responsabilidades en que incurran los infractores en otro orden (civil, penal…). Con respecto a este tipo de faltas, cuando el mismo trabajador cometa dos faltas graves en siete días consecutivos, cuatro en treinta; y ocho en 365 días, la última de las enumeradas será considerada como muy grave.

 

El Reglamento ya persigue el acoso o mobbing en el trabajo, pues establece como faltas muy graves el abuso de autoridad por parte de los jefes o encargados del centro del personal a sus órdenes; además obliga a quien lo sufre a ponerlo en conocimiento del jefe máximo de la Empresa que ordenará la inmediata instrucción de expediente.

 

Las sanciones correspondientes a las faltas muy graves serían la pérdida temporal o definitiva de la categoría; la suspensión de empleo y sueldo por tiempo no inferior a tres meses ni superior a seis; inhabilitación definitiva para pasar a categoría superior; despido. La facultad de imponer la sanción de despido sería competencia exclusiva de la Empresa, sin perjuicio de las acciones que contra ella puedan ejercitar los sancionados de acuerdo a la legislación vigente como serían las leyes de 11 de Julio y 6 de Noviembre de 1941; y cuando la Magistratura del Trabajo no diera lugar a despido, la Empresa tendría la opción de imponer cualquier otra sanción de las señaladas como faltas muy graves.

 

Otra forma sería la imposición por parte de la Empresa como sanción grave o muy grave, la indemnización de los daños materiales que causen ya fuese por culpa o por negligencia, con motivo de la realización de su trabajo; indemnización que no debía exceder del importe de la retribución que corresponda, en un mes, al sancionado, quien podrá satisfacerla a su elección ya fuese en horas extraordinarias o en descuentos del jornal, no debiendo nunca exceder las horas extraordinarias de veinte al mes, ni los descuentos, de la décima parte del jornal.

 

Las faltas y sus sanciones nos hablan de los tipos documentales que encontraremos en la entidad, así sabemos que la imposición de las sanciones correspondía al jefe de la Empresa o a la persona en quien éste delegase, independientemente del tipo de falta por el que se tramitase la sanción, a lo que precedía instrucción previa del expediente en el caso de que se tratase de faltas graves y muy graves.

 

Se incoa el expediente y se notifica al interesado con un plazo de seis días; tras ello vendría la vista al interesado en un plazo de tres días; para el descargo del interesado y la proposición de pruebas se atendría a un plazo de tres días; la práctica de las pruebas en el caso de haber sido propuestas en el plazo establecido sería de diez días; y la resolución y la notificación al interesado con un plazo de ocho días cerrarían el expediente. Sabiendo además que todas las sanciones eran apelables ante la Magistratura del Trabajo en plazo de diez días, nos encontraríamos en la documentación además con expedientes de apelación.

En los expedientes personales quedaban las anotaciones de las sanciones a los empleados de la SFPH siendo que éstas fuesen por faltas graves y muy graves, así como también se anotaban las reincidencias de faltas leves. De todas las sanciones impuestas la Empresa daba cuenta al Sindicato en cuestión de faltas graves o muy graves.

 

Como en el Reglamento se omitían temas tratados en la legislación laboral, tales como concursos, oposiciones, ascensos, mejoras y primas, entre otros, que eran tratados en los artículos 16, 21, 31, 37, 49 y 72 de la Reglamentación, la Empresa resuelve que previa aprobación por la Delegación Provincial de Trabajo, se unen como partes integrantes de este Reglamento de Régimen Interior.

 

En 1949 se añade algo más sobre la salubridad en las minas de Perrunal y Lomero-Poyatos, según queda incluido en Reglamento, la salubridad de las mismas será reconocida por la Jefatura de Minas del Distrito Minero de Huelva.

 

En lo previsto y regulado en el Reglamento de Régimen Interior de trabajo, serán de aplicación a las normas que sobre la materia respectiva vengan establecidas por la legislación española. Estas adiciones quedan aprobadas por el Delegado de Trabajo en Huelva en 4 de Marzo de 1950, que firma y sella con el de la Delegación Provincial de Trabajo en el documento original.

 

 

 

Fuentes para el estudio de la Minería en Andalucía. Los archivos de las Antiguas Empresas Mineras...
VII Fuentes para el estudio de la Minería en Andalucía. Los archivos de las Antiguas Empresas Mineras. La Sociedad Francesa de Piritas de Huelva y su Reglamento de Régimen Interior.
María del Carmen Calderón Berrocal.
Una Apuesta por el Desarrollo Local Sostenible.
Emilio Romero Macías (Cord.) 2010 © Servicio de Publicaciones Universidad de Huelva © Emilio Romero Macías (Cord.) I.S.B.N. 978-84-92944-22-4 Depósito legal H 265-2010

 

 

Repost 0
14 julio 2012 6 14 /07 /julio /2012 11:16

Fuentes para el estudio de la Minería en Andalucía. Los archivos de las Antiguas Empresas Mineras...
VII Fuentes para el estudio de la Minería en Andalucía. Los archivos de las Antiguas Empresas Mineras. La Sociedad Francesa de Piritas de Huelva y su Reglamento de Régimen Interior.
María del Carmen Calderón Berrocal.
Una Apuesta por el Desarrollo Local Sostenible.
Emilio Romero Macías (Cord.) 2010 © Servicio de Publicaciones Universidad de Huelva © Emilio Romero Macías (Cord.) I.S.B.N. 978-84-92944-22-4 Depósito legal H 265-2010

 

Repost 0
14 julio 2012 6 14 /07 /julio /2012 11:12

ACCIDENTES


Todo el personal está obligado a cumplir con rigor las órdenes de la dirección o su representante, así como las ordenanzas del Reglamento de Seguridad e Higiene del Trabajo. Se consideraba la necesidad de que la dirección exigiera información urgente sobre los accidentes que sucedieran, actividad que va a contribuir notablemente a que los mandos se motiven e impliquen en las tareas preventivas.  

 

Será tarea de la dirección conseguir a toda costa el entendimiento entre producción y prevención; y será necesario situar la prevención muy cerca de la dirección, con objeto de que toda la línea de mando comprenda que la colaboración y la implicación en las medidas preventivas es ineludible, siendo el mando intermedio una de las piezas claves de la prevención.  

 

Toda la plantilla debe cambiar la percepción, dejar de convivir con el incidente, con el accidente y con la situación insegura y además debe colaborar en mejorar las condiciones de trabajo, este es el espíritu que refleja el documento.  

 

En la empresa, desde el primero al último, debe tener claro que la seguridad es un objetivo estratégico; toda la plantilla debe cambiar la percepción, dejar de convivir con el incidente, con el accidente y con la situación insegura y además debe colaborar en mejorar las condiciones de trabajo. Estas exigencias que hoy se estudian como vanguardistas para implantar la prevención en las empresas, ya quedan patentes en el Reglamento de Régimen Interior de la SFPH. El Reglamento viene a funcionar como un manual genérico de la actividad, que se viene a complementar con las medidas específicas que se estimen oportunas en cada caso. 

 

Cuando se produzca un accidente laboral, el lesionado o los testigos deberán sin demora dar cuenta de ello al capataz o jefe, que será el encargado de ponerlo en conocimiento de sus superiores para los efectos oportunos; y el accidentado será de inmediato trasladado al botiquín para ser atendido, -“debidamente curado” parafraseando el Reglamento-, para posteriormente pasar al médico donde recibirá la asistencia facultativa necesaria. 

 

El Reglamento recoge también la forma de proceder en caso de grave accidente, en un caso así el primer capataz o vigilante que llegue al sitio donde el siniestro hubiese tenido lugar, tomará la responsabilidad de las primeras disposiciones que el caso requiera, tomará el número de hombres estrictamente indispensable para atender al socorro de las víctimas y es quien ostentará la facultad de comunicar inmediatamente a la superioridad; responsabilizándose además del desalojo inmediato del lugar del accidente para quienes su presencia no fuese necesaria en el lugar de los hechos. 

 

Cuando tenga lugar un accidente en el interior de la mina deberá pararse la extracción en alguno de los pozos para tener siempre disponible una jaula para subir al o a los accidentados o cualquier otra contingencia que se pudiese presentar. Los encargados de la superficie, en cuanto tengan conocimiento de algún siniestro en la contramina, tienen obligación de impedir que se acerquen a los pozos de extracción tanto el personal ajeno a la mina como cualquier trabajador que no deba estar en el lugar debido a sus obligaciones; con ello se persigue conseguir el mayor orden y tranquilidad en el punto principal de entrada a la mina. 

 

 

 

Fuentes para el estudio de la Minería en Andalucía. Los archivos de las Antiguas Empresas Mineras...
VII Fuentes para el estudio de la Minería en Andalucía. Los archivos de las Antiguas Empresas Mineras. La Sociedad Francesa de Piritas de Huelva y su Reglamento de Régimen Interior.
María del Carmen Calderón Berrocal.
Una Apuesta por el Desarrollo Local Sostenible.
Emilio Romero Macías (Cord.) 2010 © Servicio de Publicaciones Universidad de Huelva © Emilio Romero Macías (Cord.) I.S.B.N. 978-84-92944-22-4 Depósito legal H 265-2010

 

 

 

 

Repost 0
14 julio 2012 6 14 /07 /julio /2012 11:08

http://o-o.preferred.fra07t17.v4.cache7.c.bigcache.googleapis.com/static.panoramio.com/photos/original/23615839.jpg?ms=tsu&mt=1342257062&cms_redirect=yes&redirect_counter=2

 

 

 

 

 

 

 

FERROCARRIL


Las prescripciones que se hacían para maquinistas y fogoneros se tienen en cuenta junto con las que se hacen ahora.

 

Los guardafrenos serán responsables del estado de los frenos que les correspondan y deberán poner en conocimiento del capataz o jefe de estación las anomalías que se observen.

 

Será la dirección de la Empresa la que marque el número de vagones de mineral que puede ser confiado al cuidado de un guardafrenos; y cuando los trenes de mineral lleven algún vagón de viajeros, se nombrará un guardafrenos encargado de este servicio especial.

 

Además de estas determinaciones se atenderá a lo ordenado por la Jefatura de Minas y en el Reglamento de Ferrocarriles de Vía Estrecha.

 

 

 

 

Fuentes para el estudio de la Minería en Andalucía. Los archivos de las Antiguas Empresas Mineras...
VII Fuentes para el estudio de la Minería en Andalucía. Los archivos de las Antiguas Empresas Mineras. La Sociedad Francesa de Piritas de Huelva y su Reglamento de Régimen Interior.
María del Carmen Calderón Berrocal.
Una Apuesta por el Desarrollo Local Sostenible.
Emilio Romero Macías (Cord.) 2010 © Servicio de Publicaciones Universidad de Huelva © Emilio Romero Macías (Cord.) I.S.B.N. 978-84-92944-22-4 Depósito legal H 265-2010

 

 

 

 

Repost 0
14 julio 2012 6 14 /07 /julio /2012 10:53

 

http://3.bp.blogspot.com/_aeD91hKXe-0/TI-gcOYRIdI/AAAAAAAAAkE/DaiNU-BEg_w/s1600/Alamacenes+y+cargadero.jpg

 

 

 

TALLERES

El personal de los distintos talleres tenía obligación de acatar con rigor las instrucciones de jefes y capataces para la prevención de accidentes, en caso contrario se atendrían a las correspondientes sanciones. También tienen la obligación de poner en conocimiento de los jefes inmediatos o encargados los defectos que se detecten en maquinaria y herramientas para que estos no afecten a la Seguridad en el Trabajo; no pudiéndose hacer uso de material, máquinas ni herramientas que no estuviesen en buen funcionamiento y ofreciendo todas las garantías de seguridad.

 

En ningún concepto los operarios de las máquinas trabajarán con ropa que no esté suficientemente ceñida o abrochada; se prohíbe agarrar las correas en marcha; limpiar o engrasar máquinas en movimiento; poner en marcha cualquier mecanismo sin la seguridad adecuada, no se utilizarán – a menos que sea con autorización expresa del encargado o jefe de servicio-, máquinas distintas de las empleadas en el trabajo de cada operario, ni retirar ni tocar sin autorización los mecanismos de protección adaptados a las máquinas; ni ponerse debajo ni pasar por debajo de cargas en suspensión; trabajar sin gafas protectoras o mascarillas de respiración cuando se haya ordenado su uso; subir o bajar en marcha de los vehículos dedicados al transporte de material; ni entrar sin autorización en los sitios acotados para cuadros e instalaciones de alta tensión y transformación, queriendo evitar con estas disposiciones que se produjesen accidentes laborales.

Las enfermedades profesionales también las contempla el Reglamento de Régimen Interno de la SFPH, así, cuando un obrero sufra accidente en los ojos como consecuencia de la introducción de polvo o proyección de partículas, no deberá lavarse con agua fría ni sucia, ni limpiarse con pañuelo de bolsillo, queriendo evitar de esta forma infecciones en los ojos lesionados; el obrero deberá ir de inmediato al botiquín donde se le hará la cura apropiada.


El Reglamento recomienda al productor que no trate de curarse a sí mismo en caso de quemadura, ni aun siendo leve, como en el caso anterior deberá dirigirse al botiquín donde recibirá atención.

 

En los talleres donde existan trabajos de metales en fusión se tendrá especial cuidado en las manipulaciones, evitando la introducción de agua y de todo cuerpo frío o húmedo en las calderas de dichos metales o en sus bordes, con el fin de evitar las proyecciones peligrosas que pudieran ocurrir.

 

Los mecanismos de todas clases y especialmente las instalaciones de volantes, correas, engranajes, poleas, etc., deberán estar protegidos con arreglo a lo que prescribe el Reglamento de Policía Minera; y los productores deberán dar inmediatamente cuenta de cualquier falta que se produzca de forma repentina en las cadenas, barandas, chapas o cualquier organismo protector de las instalaciones.

 

El trabajador es quien mejor conoce el puesto de trabajo, advierte continuamente el ruido de fondo de la máquina, anticipa una avería, percibe la textura de los materiales, sabe del estado de las herramientas, identifica los inconvenientes de su espacio inmediato. Se le hace partícipe por tanto para que contribuya en las tareas preventivas, incluso queda obligado mediante el Reglamento.

 

Todas las escaleras estarán provistas de su correspondiente barandilla y cuando excedan los 15 m. de altura deberán llevar barandilla doble.

 

Los pasos estrechos entre máquinas o mecanismos deberán estar cerrados para que no puedan circular por ellos más personas que las encargadas del servicio. Y los maestros de talleres serán los responsables directos del estricto cumplimiento de estas prescripciones.

 

Fuentes para el estudio de la Minería en Andalucía. Los archivos de las Antiguas Empresas Mineras...
VII Fuentes para el estudio de la Minería en Andalucía. Los archivos de las Antiguas Empresas Mineras. La Sociedad Francesa de Piritas de Huelva y su Reglamento de Régimen Interior.
María del Carmen Calderón Berrocal.
Una Apuesta por el Desarrollo Local Sostenible.
Emilio Romero Macías (Cord.) 2010 © Servicio de Publicaciones Universidad de Huelva © Emilio Romero Macías (Cord.) I.S.B.N. 978-84-92944-22-4 Depósito legal H 265-2010
 

 

 

Repost 0
14 julio 2012 6 14 /07 /julio /2012 10:49

http://fotos.panageos.com/el-perrunal_3169/a/r/c/arcoiris-en-otono-del-08_188193.jpg

 

 

 

SERVICIO ELÉCTRICO.

 

Nadie ajeno al servicio podía entrar en los edificios destinados a servicio eléctrico, debiendo respetar rigurosamente los maquinistas los rótulos y tablillas colocados en los edificios responsabilizándose por las imprudencias que pudieran ser cometidas por los productores.

 

Las reparaciones que fuese necesario hacer en edificios, pozos o galerías por donde pasase corriente eléctrica, deberán tener autorización previa del jefe de servicio eléctrico que será quien tenga el cargo de ponerlo en conocimiento del jefe que le corresponda en caso de cualquier avería susceptible de influir en la marcha de otro departamento o que significase peligro para el personal.

 

A los obreros queda terminantemente prohibido subir a los postes ni tocar la línea sin ser previamente autorizado por el jefe de servicio o en su defecto por el capataz, quien deberá presenciar las maniobras de aislamiento en las líneas en que se haya de trabajar. Y no se pondrán en servicio sin autorización del jefe ni el capataz, las líneas o los aparatos que provengan de reparaciones o que hayan estado algún tiempo fuera de servicio.

 

 

Fuentes para el estudio de la Minería en Andalucía. Los archivos de las Antiguas Empresas Mineras...
VII Fuentes para el estudio de la Minería en Andalucía. Los archivos de las Antiguas Empresas Mineras. La Sociedad Francesa de Piritas de Huelva y su Reglamento de Régimen Interior.
María del Carmen Calderón Berrocal.
Una Apuesta por el Desarrollo Local Sostenible.
Emilio Romero Macías (Cord.) 2010 © Servicio de Publicaciones Universidad de Huelva © Emilio Romero Macías (Cord.) I.S.B.N. 978-84-92944-22-4 Depósito legal H 265-2010

 

 

Repost 0
14 julio 2012 6 14 /07 /julio /2012 10:45

http://4.bp.blogspot.com/-2eE4Y7sfn-8/TZymN61-84I/AAAAAAAAAsQ/3xkmUbbR6vQ/s1600/193877_120383321372388_100002021630987_141368_3350303_o.jpg

 

Maquinistas y fogoneros

Los maquinistas de la SFPH debían tener certificado de aptitud aprobado por la Jefatura de Minas del Distrito, su trabajo exigía atención constante, la menor distracción podía traer graves consecuencias y con ello poder verse comprometida la vida de los trabajadores y pérdidas materiales y de tipo temporal. Son los responsables de la buena marcha de la máquina durante su relevo y están al frente del ayudante y fogoneros que deben acatar sus órdenes. Los tres puestos mencionados debían estar al pie de sus máquinas o calderas antes de la salida de los compañeros a quienes relevan y éstos últimos no debían abandonar el trabajo sin que los compañeros entrantes hayan tomado sus puestos.

Si a pesar de todas las precauciones el maquinista o fogonero notase que la alimentación de la caldera no se hace debidamente o que desaparece el nivel de agua en el tubo, deberá apagar el fuego de inmediato, cerrar el registro de la caldera y levantar las pesas de la válvula para que rápidamente disminuya la presión. Tras esto debe llamar al jefe de servicio, y si esta caldera estuviese comunicada con otra, ésta última también se aislará. Eran los ayudantes de la máquina de extracción los encargados de su limpieza y buena conservación, bajo las órdenes del maquinista; y deberán aprovechar las horas de parada para engrasar o limpiar las partes difícilmente accesibles. La entrada en el local de calderas y máquinas quedaba prohibida a toda persona ajena al servicio, siendo los fogoneros y maquinistas los responsables directos del cumplimiento de esta orden.

 

 

 

Fuentes para el estudio de la Minería en Andalucía. Los archivos de las Antiguas Empresas Mineras...
VII Fuentes para el estudio de la Minería en Andalucía. Los archivos de las Antiguas Empresas Mineras. La Sociedad Francesa de Piritas de Huelva y su Reglamento de Régimen Interior.
María del Carmen Calderón Berrocal.
Una Apuesta por el Desarrollo Local Sostenible.
Emilio Romero Macías (Cord.) 2010 © Servicio de Publicaciones Universidad de Huelva © Emilio Romero Macías (Cord.) I.S.B.N. 978-84-92944-22-4 Depósito legal H 265-2010

 

Repost 0
14 julio 2012 6 14 /07 /julio /2012 10:13

 

 

 

 

 

http://fotos.panageos.com/el-perrunal_3169/p/a/n/panoramica-de-perrunal-mojado_188198.jpg

 

 

CAPATACES

 

Los capataces serán los encargados de los trabajos que se les confíen con la obligación de hacer cumplir puntualmente al resto del personal tanto sus órdenes como el cuerpo del Reglamento de la SFPH. Serán quienes tengan la competencia para informar al jefe de servicio de cualquier circunstancia anormal que observen en los trabajos, ya sean movimientos de tierras, presencia de gases, de agua; y tendrán la facultad para prohibir a los productores a su servicio la entrada en cualquier lugar donde se presuma peligro, mientras no se reciba orden contraria procedente o del jefe de servicio o del director.

 

Capataces y vigilantes comparten la tarea de distribuir a los productores en sus puestos de trabajo y cuidan de que los distintos puestos tengan la debida seguridad para proceder a trabajar en los mismos. Su misión los convertía en los prevencionistas de la mina. Siendo así, en todos los pisos de la mina y en todos los lugares donde se considerase oportuno, se situaría un capataz encargado de la inmediata inspección del trabajo, no sólo por seguridad del personal, sino también para dar las órdenes oportunas para que los minerales que se extraigan no vayan mezclados con el estéril de los rellenos y para ordenar todo lo relacionado con el movimiento de vagones, conservación de vías, galerías y demás. En caso de advertir, en el trabajo a su cargo, alguna señal de peligro, harían desalojar de forma inmediata a los productores de los puestos de trabajo en los que se pudiese sospechar peligro. Se daría comunicación al capataz, éste daría parte al jefe de servicio y, según el Reglamento de Régimen Interno, en caso extremo al director.

 

Cuando los productores desobedezcan órdenes de los capataces encargados deberán ponerlo en conocimiento de los capataces o del jefe de servicio inmediatamente, que serán quienes tengan facultad para resolver la situación.

 

 

 

 

 

 

Fuentes para el estudio de la Minería en Andalucía. Los archivos de las Antiguas Empresas Mineras...
VII Fuentes para el estudio de la Minería en Andalucía. Los archivos de las Antiguas Empresas Mineras. La Sociedad Francesa de Piritas de Huelva y su Reglamento de Régimen Interior.
María del Carmen Calderón Berrocal.
Una Apuesta por el Desarrollo Local Sostenible.
Emilio Romero Macías (Cord.) 2010 © Servicio de Publicaciones Universidad de Huelva © Emilio Romero Macías (Cord.) I.S.B.N. 978-84-92944-22-4 Depósito legal H 265-2010

 

 

 

Repost 0