Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
14 julio 2012 6 14 /07 /julio /2012 09:56

 

http://lh6.ggpht.com/Malacatefotos/R_e2IoXko-I/AAAAAAAATNo/V1sB9PSczgM/s0/EROM-28g.jpg

 

 

 

 

JORNADA DE TRABAJO, OBLIGACIONES DEL PERSONAL Y LABORES MINERAS

 

La sociedad Francesa de Piritas de Huelva se acomodaba a los preceptos del D. 10 de Junio de 1931, la Ley 9 de septiembre y la Reglamentación del Trabajo de 12 de Abril de 1945, pudiendo la Empresa utilizar horas extraordinarias según lo legislado.

 

Las herramientas y útiles de trabajo eran propiedad de la Empresa, aunque en casos especiales los operarios pudiesen utilizar herramientas propias, siempre previo conocimiento de los jefes de servicio [1].

 

Los productores quedaban obligados a realizar, de buena fe, el esfuerzo necesario para obtener el rendimiento normal en la jornada o en la tarea. Quedaba comprometido a obedecer a los superiores en todo lo referente a trabajo, sin perjuicio de que pudieran hacerles, con respeto, las observaciones que considerasen necesarias; cumpliendo en cualquier caso las órdenes dadas por éstos. Asistirían diariamente al trabajo si no mediase causa justificada que lo impidiese, en condiciones de aptitud física e intelectual, no pudiendo ser admitido al trabajo enfermo o en estado de embriaguez. Y deberían asistir a los turnos de trabajo, de acuerdo con las necesidades de la Empresa, aprobados por la Delegación de Trabajo y fijados por la Dirección.

 

Asimismo quedaba comprometido a conservar en perfecto estado tanto materiales, como instalaciones y herramientas, debiendo poner en conocimiento de los jefes los desperfectos de los mismos, especialmente cuando pudiesen causar peligro para personas o material. Para organización del trabajo y evitación de accidentes y respeto de la Seguridad en el Trabajo, deberían cumplir estrictamente las disposiciones que se establecían en el Reglamento de Régimen Interno de la Entidad así como las prevenciones adoptadas por los jefes. Debiendo observar con rigor las normas y órdenes sobre circulación en el interior de las minas, acceso a otros departamentos, etc., así como las prescripciones higiénicas y de seguridad establecidas en la legislación y las adoptadas por los jefes de la Empresa.

 

Usualmente se valora la prevención en función de los problemas que provocan las condiciones de trabajo. Si los problemas pasan casi desapercibidos, no se despierta la sensibilidad y difícilmente se emprenden acciones para mejorar las condiciones. El sector de la minería, debido a su peligrosidad, es pionero en Prevención y desde muy antiguo podemos encontrar disposiciones preventivas, como estamos viendo el caso de la Sociedad Francesa de Piritas de Helva.
 
En la SFPH la organización del trabajo quedaba en manos de directores, jefes de servicio y capataces, los productores deberían ajustarse fielmente al cumplimiento de las órdenes de éstos siendo que las mismas se ajustasen a lo prescrito en el Reglamento de Policía Minera, el Reglamento de Seguridad e Higiene del Trabajo y la Reglamentación de Trabajo en las Minas de Piritas.

 

Entre la documentación podremos ver cómo la Sociedad Francesa de Piritas de Huelva articulaba medidas de seguridad al respecto tales como la prohibición al personal de bajar o subir más que por las jaulas indicadas por el director o jefe de servicio y en las horas por ellos establecidas. Los encargados de los enganches eran los responsables del cumplimiento de esta orden y debían tener conocimiento del número de obreros permitidos en cada viaje, sin que autorizasen la entrada a un número de personas mayor a lo indicado por la dirección o el jefe de servicio. Las jaulas por las que circula el personal deberían estar provistas de ganchos paracaídas. En caso de que los pozos tuviesen compartimentos para escala, se podrá circular libremente por ellos, pero no será así caso de recibir órdenes contrarias de los responsables de la mina.

 

Con respecto a los cuadros de señales para circulación del personal y para maniobras en los pozos, deberán colocarse de forma visible en la sala de máquinas, en la boca de los pozos y en cada uno de los enganches. Diariamente y antes de la entrada del primer relevo, se examinaran rigurosamente los cables, enganches, jaulas, receptores de señales, etc. Se establece hacer una prueba semanal de los frenos de las máquinas de extracción y de los paracaídas de las jaulas, y los resultados de estas inspecciones quedarán registrados en “una libreta especial”, según recomienda el Reglamento de Régimen Interno de la SFPH; y cuando los resultados de la inspección no sean óptimos, se prohibirá la circulación por los pozos hasta que el jefe de servicio resuelva convenientemente.

 

En los pozos en que sea necesario circular por cubas, el personal irá provisto de un fiador para ser atado al cable y este cable ha de examinarse todos los días y se comprobará la firmeza del torno o winche.

 

El enganchador de la superficie no transmitirá señales al maquinista sin tener completa seguridad de su exactitud y en caso de duda esperará a que la señal se repita. Y tanto en el interior como en la superficie, los enganchadores cuidarán de tener cerradas las puertas de acceso a los pozos cuando las jaulas no estén en los enganches. El acceso a los pozos que no se trabajen deberá estar cerrado siempre por puertas, cadenas, tablas o cualquier otro medio que evite el peligro; quedando radicalmente prohibido que personas ajenas al servicio se acerquen.

 

Se establece el Lunes como día de visita de las labores, y en general, después de cualquier día festivo, antes de la entrada del primer relevo, todas las labores en actividad y las galerías y pozos de acceso se visitarán y reconocerán minuciosamente por los vigilantes a quienes correspondan; debiendo avisar, en caso de desperfecto, a los capataces del relevo entrante quienes deberán prohibir, de ser necesario, el acceso. El resultado de estas visitas se consignará también en “una libreta especial”, son los denominados Libros de Visitas.

 

El Reglamento se modifica en 1949 con la adición, aprobada en 1950 por la Delegación Provincial de Trabajo, entre otros puntos, de la disposición que atañe a la comida del personal, según la cual el personal obrero, tanto del interior como del exterior de la mina, tendría una parada de treinta minutos.

 

 

 

 

 

 

 

Fuentes para el estudio de la Minería en Andalucía. Los archivos de las Antiguas Empresas Mineras...
VII Fuentes para el estudio de la Minería en Andalucía. Los archivos de las Antiguas Empresas Mineras. La Sociedad Francesa de Piritas de Huelva y su Reglamento de Régimen Interior.
María del Carmen Calderón Berrocal.
Una Apuesta por el Desarrollo Local Sostenible.
Emilio Romero Macías (Cord.) 2010 © Servicio de Publicaciones Universidad de Huelva © Emilio Romero Macías (Cord.) I.S.B.N. 978-84-92944-22-4 Depósito legal H 265-2010

Compartir este post

Repost 0

Comentarios