Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
14 julio 2012 6 14 /07 /julio /2012 11:21

http://www.mispueblos.es/fotos/foto/g/00044513.jpg

 

FALTAS Y SANCIONES


Se establecen tres categorías, faltas leves, graves y muy graves. Las faltas leves serán las que ocasionen disminución en la producción en cantidad o en calidad, siempre que la disminución no sobrepase al equivalente del trabajo en una hora. Esta consideración tendrá la ausencia del trabajo sin causa justificada en horario inferior a una jornada completa. También se considerará como faltas leves las infracciones al Reglamento de Régimen Interior de la SFPH que puedan producir molestias o daños a los obreros o a la Empresa. Las sanciones que corresponden por faltas leves serán la amonestación verbal, amonestación por escrito; “porro” [1], es decir, no admisión al trabajo del productor durante un plazo que no podía exceder de tres jornadas; y multas hasta de un día de haber o sueldo.

 

Las sanciones que corresponden a las faltas graves serían la disminución o pérdida total del periodo de vacaciones; multa no superior a la séptima parte de una mensualidad; recargo, hasta el doble, de los años que el Reglamento establecía para los aumentos de sueldo por tiempo de servicio; inhabilitación temporal por plazo no superior a cuatro años para pasar a la categoría superior; o la reprensión pública.

 

Las faltas consideradas como muy graves serían las que ocasionasen disminución en la productividad, superior a lo estimado en la falta leve; los altercados y la falta de urbanidad entre individuos de una misma categoría; la falta de higiene y aseo y especialmente la tenencia de parásitos en el cuerpo o en la ropa; el quebrantamiento o violación de secretos o de la reserva obligada, sin que se produzca gran perjuicio a la Empresa; fingir enfermedades o pedir permiso, alegando causas no existentes y otros actos semejantes susceptibles de proporcionar a la Empresa una información falsa; las infracciones del Reglamento de Régimen Interno de la Empresa, susceptibles de producir perturbaciones o daños de importancia a los otros obreros o a la Empresa, cuando los causen leves solamente.

 

Cuando se cometan dos faltas leves dentro de un periodo de siete días consecutivos o cinco faltas leves de un periodo de treinta días consecutivos; o doce faltas leves en periodo de 365 días se entenderá para todos los efectos que la última enumerada es grave y se sancionará con arreglo a la escala correspondiente.

 

Serían consideradas como faltas graves las que ocasionen de un modo persistente la disminución en la calidad o cantidad de la producción; el fraude, hurto o robo, tanto de la Empresa como a los compañeros de trabajo; la deslealtad, el abuso de confianza y en general los actos que produzcan perjuicio grave en la Empresa; cuando se produzcan daños intencionadamente en instalaciones, edificios o herramientas, especialmente cuando los daños ocasionados lo son en las instalaciones sanitarias o en las de seguridad. Cualquiera de las faltas o delitos penados por la legislación del Estado cometidas en el ámbito de la Empresa. Así como la ausencia injustificada al trabajo por plazo superior a tres jornadas completas. También consideradas muy graves la falta de moralidad, la blasfemia, la falta repetida e injustificada de puntualidad o de asistencia al trabajo, la desobediencia a los Reglamentos de trabajo, la mala voluntad demostrada del trabajador respecto a la ocupación o trabajo para el que fue contratado.

 

Las infracciones del Reglamento que ocasionen daños de importancia a los demás obreros o a la Empresa sin

perjuicio de las responsabilidades en que incurran los infractores en otro orden (civil, penal…). Con respecto a este tipo de faltas, cuando el mismo trabajador cometa dos faltas graves en siete días consecutivos, cuatro en treinta; y ocho en 365 días, la última de las enumeradas será considerada como muy grave.

 

El Reglamento ya persigue el acoso o mobbing en el trabajo, pues establece como faltas muy graves el abuso de autoridad por parte de los jefes o encargados del centro del personal a sus órdenes; además obliga a quien lo sufre a ponerlo en conocimiento del jefe máximo de la Empresa que ordenará la inmediata instrucción de expediente.

 

Las sanciones correspondientes a las faltas muy graves serían la pérdida temporal o definitiva de la categoría; la suspensión de empleo y sueldo por tiempo no inferior a tres meses ni superior a seis; inhabilitación definitiva para pasar a categoría superior; despido. La facultad de imponer la sanción de despido sería competencia exclusiva de la Empresa, sin perjuicio de las acciones que contra ella puedan ejercitar los sancionados de acuerdo a la legislación vigente como serían las leyes de 11 de Julio y 6 de Noviembre de 1941; y cuando la Magistratura del Trabajo no diera lugar a despido, la Empresa tendría la opción de imponer cualquier otra sanción de las señaladas como faltas muy graves.

 

Otra forma sería la imposición por parte de la Empresa como sanción grave o muy grave, la indemnización de los daños materiales que causen ya fuese por culpa o por negligencia, con motivo de la realización de su trabajo; indemnización que no debía exceder del importe de la retribución que corresponda, en un mes, al sancionado, quien podrá satisfacerla a su elección ya fuese en horas extraordinarias o en descuentos del jornal, no debiendo nunca exceder las horas extraordinarias de veinte al mes, ni los descuentos, de la décima parte del jornal.

 

Las faltas y sus sanciones nos hablan de los tipos documentales que encontraremos en la entidad, así sabemos que la imposición de las sanciones correspondía al jefe de la Empresa o a la persona en quien éste delegase, independientemente del tipo de falta por el que se tramitase la sanción, a lo que precedía instrucción previa del expediente en el caso de que se tratase de faltas graves y muy graves.

 

Se incoa el expediente y se notifica al interesado con un plazo de seis días; tras ello vendría la vista al interesado en un plazo de tres días; para el descargo del interesado y la proposición de pruebas se atendría a un plazo de tres días; la práctica de las pruebas en el caso de haber sido propuestas en el plazo establecido sería de diez días; y la resolución y la notificación al interesado con un plazo de ocho días cerrarían el expediente. Sabiendo además que todas las sanciones eran apelables ante la Magistratura del Trabajo en plazo de diez días, nos encontraríamos en la documentación además con expedientes de apelación.

En los expedientes personales quedaban las anotaciones de las sanciones a los empleados de la SFPH siendo que éstas fuesen por faltas graves y muy graves, así como también se anotaban las reincidencias de faltas leves. De todas las sanciones impuestas la Empresa daba cuenta al Sindicato en cuestión de faltas graves o muy graves.

 

Como en el Reglamento se omitían temas tratados en la legislación laboral, tales como concursos, oposiciones, ascensos, mejoras y primas, entre otros, que eran tratados en los artículos 16, 21, 31, 37, 49 y 72 de la Reglamentación, la Empresa resuelve que previa aprobación por la Delegación Provincial de Trabajo, se unen como partes integrantes de este Reglamento de Régimen Interior.

 

En 1949 se añade algo más sobre la salubridad en las minas de Perrunal y Lomero-Poyatos, según queda incluido en Reglamento, la salubridad de las mismas será reconocida por la Jefatura de Minas del Distrito Minero de Huelva.

 

En lo previsto y regulado en el Reglamento de Régimen Interior de trabajo, serán de aplicación a las normas que sobre la materia respectiva vengan establecidas por la legislación española. Estas adiciones quedan aprobadas por el Delegado de Trabajo en Huelva en 4 de Marzo de 1950, que firma y sella con el de la Delegación Provincial de Trabajo en el documento original.

 

 

 

Fuentes para el estudio de la Minería en Andalucía. Los archivos de las Antiguas Empresas Mineras...
VII Fuentes para el estudio de la Minería en Andalucía. Los archivos de las Antiguas Empresas Mineras. La Sociedad Francesa de Piritas de Huelva y su Reglamento de Régimen Interior.
María del Carmen Calderón Berrocal.
Una Apuesta por el Desarrollo Local Sostenible.
Emilio Romero Macías (Cord.) 2010 © Servicio de Publicaciones Universidad de Huelva © Emilio Romero Macías (Cord.) I.S.B.N. 978-84-92944-22-4 Depósito legal H 265-2010

 

 

Compartir este post

Repost 0

Comentarios